Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
El tepuy Autana / Fotografía: Alejandra Loreto

Mi viaje al Tepuy Autana

Alejandra Loreto

 

“Yo no viajo para ir a alguna parte, sino por ir. Por el hecho de viajar. La cuestión es moverse”. Comienzo con esta frase de Robert Louis Stevenson porque el mayor placer que tengo en la vida es viajar. Cada viaje es un aprendizaje, estamos expuestos a cosas nuevas y la curiosidad se vuelve siempre continua. Lo que vemos no es lo que vemos sino lo que somos. A través de ellos he logrado ver el mundo con otros ojos y encontré la manera de relacionar mis itinerarios con la fotografía.

 

El secreto para llegar a tantos lugares está en nuestra voluntad y disposición. Encontraremos obstáculos, personas que piensan distinto a uno, culturas diferentes a las nuestras, múltiples maneras de comunicarse, cosas nuevas y desconocidas. Pero lo más increíble sucede cuando uno menos se lo espera y por eso hay que dejarse sorprender. El viaje es una experiencia que debemos no temer. Siempre he tratado de vivir con esta filosofía porque cuando uno se entrega al momento, sucede todo lo mejor.

 

Así fue como logré esta fotografía. Me llamó una amiga y me dijo vámonos al Autana. Sólo sabía que era un tepuy que quedaba en el estado Amazonas en Venezuela, no sabía ni cómo llegar ni con quién íbamos pero le respondí: ¡vámonos! Todo lo que sucedió en el camino fue parte de la experiencia, desde que salimos del Terminal de la Bandera en plena Semana Santa hasta navegar por los ríos Orinoco, Sipapo y Autana.

 

El día más especial fue cuando llegamos al campamento Raudal de la Ceguera. Estaba nublado y no se veía muy bien el Tepuy Autana. Jogos A pesar de la lluvia decidimos hacer una caminata a un lugar con una de las mejores vistas. Fue impactante la primera vez que vi el Cerro Autana, su forma de meseta y una altura de 1.400 msnm en medio de la selva húmeda tropical son difíciles de creer. Después de varios minutos fue cuando tomé la fotografía donde quise mostrar lo insignificante que se siente uno al lado del “Árbol Sagrado” de los indígenas del pueblo Piaroa, de la inmensidad de la selva y del cielo.

 

Esta foto representa el instante de un viaje. Existen miles de lugares en Venezuela más cerca de lo que creemos. Hay que olvidarse de que sólo se puede vivir nuestro país de la manera a la que uno está acostumbrado. Mi consejo es que perdamos el miedo a movernos, que observemos con atención nuestro alrededor y dejemos asombrarnos por la naturaleza. Apreciar las maravillosas condiciones geográficas que tenemos es un privilegio que pocos tienen y es un ejercicio que podemos hacer todos los días.

 

Historia y fotografía: Alejandra Loreto
aleloreto@gmail.com

 


HISTORIAS VERDES
HISTORIAS VERDES
Amazonia Socioambiental
Amazonia Socioambiental
Agenda Verde
Agenda Verde

Fujifilm

Fotografías e historias de nuestros lectores