Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
Camarón Mantis / Fotografía: Alexis Golding
  • 1
  • 2
  • 3

Indonesia, expedición submarina

Alexis Golding

 

 

Indonesia es un destino privilegiado para cualquier visitante que le guste explorar nuevos mares llenos de la biodiversidad más extraordinaria o simplemente conocer otras culturas. Un grupo conformado por diez buzos de Venezuela se aventuró en un proyecto que denominaron: Expedición Indonesia; un viaje que incluyó inmersiones guiadas por personal altamente calificado y cuyo aporte en riqueza sin igual comparte Río Verde.



Con dos años de anticipación comenzamos a organizar el que sería el viaje más esperado por cualquiera de las diez personas que decidimos tomar parte de esta Gran Aventura “Expedición Indonesia”, el sólo hecho de que se encontrara al otro lado del mundo desde donde habitamos ya representaba todo un reto para nosotros, necesitaríamos casi 22 días de viaje, cinco de ellos sólo para llegar desde Venezuela. Con una excelente logística y organización pudimos llevar a cabo nuestro reto.


La República de Indonesia cuya capital es Yakarta,  es un país insular ubicado entre el Sureste Asiático y Oceanía. El archipiélago de indonesia es el más grande del mundo, comprende cerca de 17.508 islas repartidas en más de 5.000 km de océano donde habitan alrededor de 237 millones de personas, convirtiéndolo en el cuarto país más poblado a nivel mundial.  Indonesia está catalogada como uno de los destinos más exóticos para la actividad del Jogos de moto buceo por la variedad de fauna tanto en aguas cristalinas como el famoso buceo con fondo de arena volcánica conocido como “Muck Diving”.


Islas como Bunaken y Siladen, cubiertas por una selva volcánica, están ubicadas frente Manado al norte de Sulawesi (una de las islas más grandes) poseen formaciones de paredes coralinas con visibilidad de hasta 40 metros, con abundancia de fauna muy colorida, entre ellos los peces mariposa que abundan en los arrecifes con sus más de 30 tipos de especies; al igual que el conocido pez payaso, tiburones oceánicos de aletas negras, tortugas verdes, entre otras. En dichas islas existe un conjunto de resorts acondicionados para el disfrute de los visitantes, equipados con los mejores servicios. Una cocina muy típica de la gastronomía de Indonesia acompaña a estos llamativos paquetes turísticos. Indonesia recibe a millones de turistas cada año y las reservaciones tienen que hacerse hasta con dos años de anticipación.


El Parque Nacional de Bunaken abarca un área de 890.65 km² de territorio y la temperatura de sus aguas entre los 27 y 29 ºC, con una población aproximada de 4.000 personas, la mayoría son pescadores y un 25% de esta población trabaja en el área del turismo. A Bunaken y Sipadan puedes llegar desde Manado a través de embarcaciones típicas de Indonesia, el tiempo del recorrido es de aproximadamente 30 minutos hasta estas Islas y el costo de este trayecto puede ser de Rp 50.000 (Rupias) en  moneda local que equivale a $5 USD.


Luego de haber explorado las aguas de Bunaken nos dirigimos al otro extremo de Sulawesi, llegando nuevamente a Manado y tomando un transporte que nos trasladó por tierra al puerto de Bitung para allí embarcarnos rumbo al estrecho de Lembeh. En este lugar el buceo es totalmente diferente a lo que habíamos explorado anteriormente, de aguas no tan cristalinas y formado por un fondo oscuro de arena volcánica donde se encuentra la mayor diversidad de vida marina, cada inmersión es una oportunidad para descubrir criaturas desconocidas para la ciencia.

 

Muchas criaturas que habitan éstas aguas usan el camuflaje como medio de defensa. Con tan sólo pocos centímetros, el pulpo de anillos azules posee uno de los venenos más mortales del planeta, deambula entre las piedras en busca de alimento al igual que la serpiente marina quién también habita en esas aguas. El pulpo mimo es lo suficientemente versátil como para improvisar sin importar el entorno, imita a varias especies del arrecife para pasar desapercibido ante cualquier depredador. Los peces hoja posan en el fondo con el ir y venir de las corrientes marinas; pareciera que cada especie tratara de ser algo más para poder sobrevivir en este ambiente de los depredadores, muchos de ellos cuentan con grandes bocas para engullir a sus presas mientras que otros han desarrollado mecanismos de defensa para subsistir. Los pejesapos quienes cuentan con un señuelo para llamar la atención de sus presas, poseen el ataque más rápido del reino animal, expandiendo el volumen de su boca por 12 veces en menos de milésimas de segundos. Otro de los maestros del disfraz es la sepia extravagante que, con sus destellos vibrantes de color, le advierte a sus depredadores que su carne es altamente tóxica, con apenas ocho centímetros de longitud posee un veneno capaz de matar a un ser humano. El pez escorpión se encuentra en el fondo arenoso enterrándose así con el fin de lograr ser invisible para sus víctimas, cubierto de espinas dorsales y pectorales las cuales sirven como método de defensa. El pez león, a quién ya mucho lo conocemos en nuestras aguas y cuyo origen proviene del Indo-Pacífico, también es parte de esta cadena de extrañas criaturas; su apariencia es extremadamente llamativa, se alimenta de pequeños juveniles del arrecife. Por su lado, el pez cofre parece ser sacado de un cuento, las gruesas placas óseas que le dan forma cuadrada a su cuerpo lo convierte en un nadador no muy elegante pero las toxinas que libera su piel hacen que los depredadores lo piensen dos veces.


Uno de los principales protagonistas de estos fondos marinos es el conocido pez mandarín que con su cuerpo colorido semejante a un tatuaje chino aparece solo al caer la tarde y la inmersiones son muy bien organizadas ya que se trata al máximo de causarles el menor estrés posibles a esta especie, con la puesta del sol aprovechan para hacer su cortejo ante las hembras que se encuentren entre los corales lechuga o cuernos de alce, una vez terminado el cortejo comienza su apareamiento siendo este un espectáculo ya que la pareja una vez unida sube hacia la superficie totalmente inmóvil por unos pocos segundos, al cabo de unos minutos vuelven a esconderse en lo más interno de los corales hasta el día siguiente. También encontramos gran variedad de especies de Nudibranquios multicolores quienes se pasean por el arrecife en busca de alimento, son en realidad babosas de mar que sobreviven sin un caparazón para protegerse, gracias a la reutilización de los mecanismos de defensa de los  organismos que ingieren, su alimentación incluye muchas especies coloridas armadas con aguijones tóxicos como anémonas, esponjas y corales. Toman los pigmentos coloridos de sus presas para producir sus propios colores que le servirán como camuflaje o como advertencias inequívocas, ya que sus toxinas también son tóxicas para otras especies.


Existe una gran variedad en cuanto a especies de camarones y cangrejos, muchos de ellos aún no identificados, que han evolucionado con el transcurrir del tiempo; estos camarones tienen como función limpiar a otras especies de parásitos, conviviendo de esta forma en un habitad hostil, el camarón limpiador moteado vive en la superficie de las anémonas usando sus pequeños apéndices para recolectar pequeñas partículas de alimento, el camarón Mantis vive en madrigueras en el arrecife y posee la vista más avanzada del reino animal, su llamativo y multicolor caparazón le sirve para comunicarse con otros camarones de su especie en un lenguaje de colores invisible para los demás. Existen cangrejos que se visten con erizos de mar y otros habitan en algunas anémonas y estrellas de mar como el cangrejo porcelana quien filtra su alimento con sus apéndices utilizados como coladores que posee en sus brazos principales, el cangrejo caramelo quien adoptó y evolucionó en apariencia simulando su entorno para conquistar un espacio en el coral. Caballitos de mar que van desde los más llamativos hasta los más pequeños, los caballitos pigmeos que viven en grandes gorgonias que imitan a la perfección, son parte de la gran atracción del lugar y llegan a medir hasta unos dos centímetros de alto, por lo cual se hace muy difícil encontrarlos.


Las inmersiones son guiadas por un personal altamente calificado el cual tiene un conocimiento pleno de las especies que allí viven, ya que no todo está a la vista de los visitantes porque cada uno de camufla con el entorno. A medida que vamos observando y fotografiando cada especie ellos realizan un informe detallado de cada uno de los nombres, identificándolos así con sus respectivos nombres científicos para una vez fuera del agua puedan ser registrados en tu bitácora fotográfica, los guías de buceo o divemaster suelen ser biólogos marinos.


Sin lugar a dudas, Indonesia no escapa de ser un destino privilegiado para cualquier visitante que le guste explorar nuevos mares o simplemente conocer otras culturas. Entre septiembre y octubre de 2013 un grupo conformado por diez buzos de Venezuela nos aventuramos a éste proyecto que lo denominamos Expedición Indonesia 2013, un viaje que contó con dos escalas en grandes ciudades como París y Singapur para luego llegar después de cinco días de camino a nuestro destino final. El mar está lleno de sorpresas e historias que nos revelan un pasado muy lejano, el conocer y adentrarnos en ellas se hace cada día parte de nosotros, sea por un simple recuerdo o por la memoria fotográfica de nuestras mentes que guardarán para siempre la vivencia de estas increíbles experiencias.


Gracias a todas las personas que hicieron posible este maravilloso viaje: Laura López, Rafael Díaz, Carlos Abella, Nahir Bellorín, José Guillermo Cermeño, Antonio Rodriguez, Julio Miguel, Juan Pablo y Doreen Araque.

 

Artículo por: Alexis Golding
                                                                                           

 

 


El Cardumen
El Cardumen
Los peces pipa: elegancia con armadura
Los peces pipa: elegancia con armadura
Indonesia, expedición submarina
Indonesia, expedición submarina

Fotografías e historias de nuestros lectores