Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
Posada Sietemares / Fotografía: Alberto Blanco
  • 1
  • 2
  • 3

POSADA SIETEMARES

Álvaro Montenegro

 

Existen lugares con una energía inexplicable, con una magia que nos envuelve y que nos provoca dejarnos envolver con gusto, así ocurre en la posada Sietemares en Vargas. Todo el que sea testigo de sus atardeceres y exclusividad querrá revivir la experiencia una y otra vez, encontrando en cada una de ellas un nuevo motivo para maravillarse ante las bondades de la vida.

 

Exclusividad en la costa central

 

En un valle casi secreto del litoral del estado Vargas, ya llegando al pueblo de Osma, se encuentra uno de los remansos más románticos, bellos y exclusivos de Venezuela,  se llama Posada Sietemares. Pasarse de largo suele ocurrir, no se ve nada especial desde afuera sino un largo muro de ladrillos, pero una vez que se franquea la puerta comienza un recorrido tranquilo, sereno y despacio entre las escarpadas montañas y una selva húmeda tropical exuberante hacia el mar Caribe. Un riachuelo de un lado es el único acompañante en este recorrido de unos ocho kilómetros, al final de los cuales se llega a la apertura del valle hacia la costa, en medio de unas cabañas preciosas.

 

El cuadro es hermosísimo, parece sacado de un filme de aventuras en paraísos lejanos. Al estacionar y caminar hacia la playa, una piscina infinita de esas que confunden el agua del mar con la de la  piscina en el horizonte, recibe a los visitantes que se quedan perpeljos ante tanta belleza, estilo y buen gusto. Yo confieso que cada vez que he ido, no he logrado dejar de asombrarme como si fuera mi primera vez, con ese contraste precioso de naturaleza y comodidad. La playa tiene unos 300 metros de ancho y hay paseos para vistar algunas de las siete playas que hay en los alrededores, que dan el nombre a la posada.

 

Las cabañas fueron diseñadas con un gusto exquisito y tienen techos de tejas, colores nobles, mucha madera y hasta una hamaca en el porche. Por dentro son comodísimas y poseen todos los lujos que uno puede necesitar para pasarla bien; aire acondicionado, agua caliente, TV, DVD, mini bar y la mejor vista al mar.

 

La grama japonesa que  cubre toda la extención como si fuera una alfombra hecha a la medida, termina de decorar este valle lleno de almendrones y árboles dispersos que realzan aún más la naturaleza  robusta del valle. Todo aquí parece diseñado para agradar los sentidos, para hacerlo a uno más feliz. Cada momento en esta posada parece más lento y tierno. Provoca que las horas no pasen y que el tiempo vaya tomando una cadencia diferente. Con el único sonido del oleaje como telón de fondo, el escenario natural de esta posada invita a sacar de nuestro espíritu nuestros mejores sentimientos.

 

Además, los atardeceres son diferentes en Sietemares porque son como más sensibles, más tranquilos, más románticos. Hay que venir enamorado a esta posada o terminarse de enamorar aquí, porque la magia del lugar lo envuelve a uno en un manto de ternura irresistible.

 

CÓMO LLEGAR: Por tierra desde Caracas, el viaje toma dos horas aproximadamente. Se pasa por La Guaira, Caraballeda, Naiguatá y se llega a Los Caracas. Allí comienza la aventura hacia la posada que está en la carretera Los Caracas -  Osma, sector cañaveral, casi en la entrada del pueblo de Osma. En la puerta hay un letrero que dice “Viveros cañaveral” que indica la entrada a un valle frondoso y bellísimo. La distancia desde el aeropuerto de Maiquetía hasta la posada es de 66 kilómetros y desde Los Caracas son 10 kilómetros.

 

COORDENADAS: La posada Sietemares es uno de los secretos mejor guardados del litoral varguense.  Realmente es una excelente alternativa de alojamiento en el estado, y seguramente la más romántica.

Oficina: (0212) 264.73.34 / 263.35.73  

Página web: www.ecoposadasdelmar.com / www.sietemares.com.ve 

Correos: posadasietemares@gmail.com  / martinsaez@gmail.com / rriisietemares@gmail.comFacebook: Ecoposadas del Mar 

Twitter: @EcodelMar 

 

DÓNDE COMER: En la posada se come muy bien. El restaurante El Almendrón es una churuata enorme que ofrece desayunos, almuerzos y cenas en un ambiente delicado frente al mar. Pescados, mariscos y comida casera criolla, con la mejor sazón que puedes esperar.

 

NO OLVIDES: Llevar mucho protector solar, un buen libro clásico como La Nueva Eloisa, de Jean Jacques Rousseau, para que en este lugar tan romántico comprendas porqué el genio francés de las letras decía que en cuestiones de amor, no se goza con lo que se consigue sino con lo que se desea. Visita el Museo de la Verdad en Todasana, obra del artista Luis Kafella quien explica con pasión el orígen de su arte.

 

Por: Álvaro Montenegro
www.alvaromontenegro.com
En Twitter: @alvaromont


Mare

Libro Para Colorear


JumbOk