Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
Parque Nacional Sierra Nevada, Venezuela / Fotografía: Osmary Leal Peroza

Inspirada en las hermosas montañas merideñas

Osmary Leal Peroza

 

“Inspirada en las hermosas montañas merideñas y el Pico Humboldt”

 

Recuerdo ese anhelado primer ascenso al segundo pico más alto de mi hermoso país Venezuela; si, me refiero al pico Humboldt con sus 4.945 msnm… Fueron meses de entrenamiento físico y preparación psicológica, y sin duda alguna una gran experiencia, ¡de las mejores de mi vida!

 

Durante la travesía el magnífico Parque Nacional Sierra Nevada nos ofrece diversos escenarios naturales, entre ellos el denso bosque nublado andino (a partir de los 1.500 hasta los 3.000 m.s.n.m), en el que la naturaleza nos hace sentir diminutos con grandes árboles a su vez adornados por una gran variedad de musgos, bromelias y plantas trepadoras; con imponentes helechos arborescentes y extensos bosques de bambú… Además cabe resaltar hábitat natural del “gran oso adornado” u oso andino (Tremarctos ornatus), el único úrsido suramericano, una especie actualmente amenazada en peligro de extinción.

 

Aproximadamente a los 2.800 m.s.n.m notamos la presencia de un pequeño arbusto conocido comúnmente como “el coloradito” (Polylepis sericea), una especie única en su distribución geográfica, encontrándose solamente para los andes tropicales.

 

A partir de los 3.000 m.s.n.m encontramos el piso altiandino y al llegar a la hermosa laguna “La Verde” (a unos 3.900 m.s.n.m) un estallido de colores entre el resaltante verde esmeralda de la laguna; el gris, amarillo y violeta llenan de una agradable vistosidad al paisaje; son las diversas especies de frailejón y el tabacote morado del páramo que nos esperaban florecidos… Tomo como muestra de adaptación a las drásticas condiciones climáticas de los andes al frailejón, el mismo con múltiples estrategias logra soportar las bajas temperaturas y las condiciones del ecosistema; y finalmente al alzar la mirada hacia la cima del pico Humboldt notamos que no existe vegetación presente, puesto que el suelo se encuentra cubierto por la blanca y resplandeciente nieve, lo que impide el desarrollo de la misma.

 

Ahora solo observo las fotografías que tome durante la travesía, a través de ellas me transporto a esos escenarios tan únicos y excepcionales de la Cordillera Andina Venezolana. Al cerrar mis ojos puedo sentir las bajas temperaturas del lugar, la neblina abrumadora, y oír el viento con sonidos fuertes capaces de generar miles de sensaciones (podría decir que hasta miedo): esa es la voz de la naturaleza que habla rigorosa a mis oídos, me llena de fuerza y vida!; es allí cuando me siento privilegiada al llegar a lugares remotos a compartir con mi más fiel amiga “La Naturaleza”, ella me enseña grandes cosas, me da magnificas lecciones de vida, me enseña a luchar y esforzarme por lo que quiero con dedicación, constancia, disciplina; a entregar el corazón en lo que me gusta hacer, me reta a llegar cada vez más lejos y a la vez me dice con voz tenue: ¡los limites no existen!; me enseña a creer en mí, a vivir con pasión cada momento, me invita a continuar explorando sus paisajes y por ultimo me invita a soñar!

 

El escenario es sin duda alguna “mágico”, junto a mis hermanos de montaña pude disfrutar de una estupenda nevada ¡la naturaleza nos daba ánimos de continuar el ascenso! Sé que no solo yo me quede embobada disfrutando de ese momento tan gratificante…Aunque no pude hacer cumbre, mi aprendizaje en esta expedición fue excepcional; me enseño a que tanto en la montaña como en la vida cotidiana se nos presentan situaciones difíciles en donde la toma de decisiones acertadas en el momento preciso es vital, así nos causen dolor! Y lo mejor de todo: “nuevos hermanos de montaña” y un gran equipo de trabajo, ¡todos fuimos uno en los momentos difíciles!

 

Ahora solo anhelo con ansias mi segundo ascenso, con la seguridad que será tan enriquecedor como el pasado, preparándome día a día porque el compromiso con la montaña, con el equipo y conmigo es cada vez mayor! Voy con la certeza y convicción de llegar junto a mis hermanos de montaña a la cima y gritar: ¡Cumbre!

 

Por último comparto una frase de la destacada alpinista francesa Chantal Maudith (y con la que me suelo identificar en su totalidad):

 

“Persigo la felicidad, y la montaña responde a mi búsqueda”

 

Fotografía e Historia: Osmary Leal Peroza.


30 Aniversario de Provita
30 Aniversario de Provita
Serpientes
Serpientes
RÍO VERDE TOMA LA VEGA
RÍO VERDE TOMA LA VEGA

Fujifilm

Fotografías e historias de nuestros lectores

Casa HELLMUND