Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
La Tigana / Fotografía: Alan Highton

La Tigana / Alan Highton

Alan Highton

 

La Tigana o Sunbittern como se le conoce en inglés y cuyo nombre científico es Eurypyga helias, es una especie extraordinaria en la familia Eurypygidae que se distribuye desde México hasta Perú en regiones selváticas, pantanosas y sabanas.

 

A nivel personal, me encanta esta especie, yo la llamo el pajarito mariposa porque sus alas se parecen a las de una mariposa. Sus alas contienen dibujos crípticos que asemejan los ojos de un predador grande, cuando esta ave se siente amenazada abre las alas y muestra sus grandes “ojos” para ahuyentar a su asechador. Se trata de un comportamiento de protección y supervivencia.

 

Casi siempre he visto a la tigana durante paseos en bote por los ríos y caños de los llanos de Apure y Barinas en Venezuela. Es un ave muy arisca que generalmente no deja acercarse a menos de seis metros, hecho que hace muy difícil fotografiarla. Su hermosura de diseño se ve solamente cuando vuela o enfrenta a algún animal o a otra ave. En fin, me tardé unos 15 años para poder tomar una buena imagen de la Tigana.

 

En Febrero de este año, visite el hato El Cedral con mi muy estimado amigo, Roger Manrique, me había dicho que allí en El Cedral podría encontrar muchas Tiganas y que quizás podría obtener la fotografía que tanto tiempo he anhelado, fotografiar la Tigana con la alas abiertas y de frente mostrando sus grandes “ojos”. Efectivamente, al llegar al caño Matiyure, nos acercamos a la orilla y a unos 500 metros de la entrada del caño, Víctor, nuestro guía local, cortó unos pedacitos de carne y una Tigana se había interesado en el cebo, ellas se alimentan generalmente de insectos pero también le gusta la carne. De repente apareció una Cotara Chiricote (Aramides cajaneus) que se interesó también en el cebo y la Tigana enfrentró a la Cotara, la Tigana movía rápidamente y abría las alas mostrando sus grandes “ojos” a la Cotara para espantarla, efectivamente la Tigana ganó la batalla. Todo este espectáculo ocurría a unos 4 metros del bote! Creo que la imagen, aquí publicada, lo dice todo. Allí cierro otro de los miles de episodios que he vivido en este paraíso llamado Venezuela.

 

Fotografía e Historia: Alan Highton // www.cocolight.com


HISTORIAS VERDES
HISTORIAS VERDES
Amazonia Socioambiental
Amazonia Socioambiental
Agenda Verde
Agenda Verde

Fujifilm

Fotografías e historias de nuestros lectores