Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
Mono Araña (Ateles hybridus) / Fotografía: Diana Liz Duque
  • 1
  • 2
  • 3

El Mono Araña, el primate neotropical más amenazado

Diana Liz Duque

 

El escaso conocimiento que se tiene sobre el mono araña lo ha puesto en peligro critico de extinción, se le ha dejado a un lado por la comunidad científica y general. Pero si nos adentramos cautelosamente en su mundo y sus costumbres nos daremos cuenta del valor que tienen, y de que ya es momento de darle el reconocimiento e importancia que merece para garantizar así su subsistencia en nuestro planeta.  

 

CONOCIENDO AL PRIMATE NEOTROPICAL MÁS AMENAZADO:

EL MONO ARAÑA 

 

Dentro de los primates neotropicales, el mono araña (Ateles spp) es considerado el más interesante y atractivo, además de ser de los primates más amenazados del neotrópico. Los monos arañas están agrupados en la subfamila Atelinae en la familia Atelidae de la cual también forman parte los géneros Lagothrix (mono lanudo), Brachyteles (muriqui) y Alouatta (mono araguato). Estas especies constituyen el grupo de monos más grandes del neotrópico. En Venezuela existen dos especies de mono araña, el Ateles belzebuth, con distribución al sur de Venezuela y el Ateles hybridus, con distribución al norte del país, antiguamente estuvo clasificada como subespecie de Ateles belzebuth.

 

Ateles hybridus o mono araña marrón es de especial interés para conservación porque fue designado como una de las 25 especies de primates más amenazados del mundo según la (IUCN/SSC). En Venezuela es pobremente conocida, localmente se le conoce con los nombres mangalarga, manguilla, mona, mono frontino; y en Colombia como marimonda y choíbo, en inglés como Variegated Or Brown Spider Monkey. Como dato curioso, esta especie formó parte de algunas leyendas urbanas del pasado como el conocido caso del Ameranthropoides loysi.

 

Morfológicamente están caracterizados por tener colas prensiles, la parte final de la cola está libre de pelos y tiene una callosidad, la cual es usada para sostener todo su cuerpo durante la alimentación o locomoción. El cuerpo de Ateles hybridus tiene una longitud de unos 40-50 cm con una cola de unos 72-82 cm y su peso corporal es de 4 a 8 kg o más. La coloración del pelo es marrón madera, parda clara a obscura en la parte superior y marrón claro en la parte ventral, tiene un parche triangular blanco distintivo en la frente que caracteriza a los individuos. El color del iris es usualmente café claro y algunos individuos pueden presentar los ojos grises o azules. Los machos son ligeramente más grandes que las hembras, las cuales tienen un clítoris que es marcadamente más grande que el pene de los machos adultos. El nombre del genero Ateles, proviene del griego y se refiere a la ausencia del dedo pulgar (Defler, 2003).

 

El género Ateles representa un grupo difícil de entender sistemáticamente debido a su alta variación e hibridización y ha generado una gran controversia en cuanto al número real de especies y subespecies que existen al día de hoy. Actualmente, se están llevando a cabo estudios, en Colombia y Venezuela, con Ateles hybridus para aclarara las relaciones filogenéticas.

 

Dónde observarlos

 

Los monos arañas habitan principalmente en los bosques y selvas de vegetación alta sin intervención. El A. hybridus frecuenta los bosques siempre verdes muy húmedos, bosques siempre verdes montanos. Son muy raros en los bosques intervenidos y secundarios. Los estratos altos de los árboles son los de su preferencia, tanto para buscar alimento como para desplazarse.

 

El mono araña habita sólo en Colombia y Venezuela. En Venezuela, según registros históricos, está distribuido en los bosques de la zona tropical de la Cuenca del Lago de Maracaibo, Táchira, Trujillo y Apure, en la Serranía de Perijá en Zulia, Parque Nacional Sierra Nevada en Mérida, en la Reserva Forestal Ticoporo y en la Reserva Forestal Caparo en Barinas, en la Reserva Forestal San Camilo en Apure, al norte de Cordillera de La Costa Central, donde ha sido observado en distintas localidades como en el Parque Nacional El Ávila, Parque Nacional Guatopo, Cúpira y algunas localidades de Barlovento en el estado Miranda. Entre estas localidades se pueden observar con mayor facilidad en la actualidad en el Parque Nacional Guatopo y la Estación Experimental Caparo.

 

El gran acróbata arbóreo

 

Debido a que la dieta del mono araña es principalmente frugívora y consumen una variedad de frutas maduras, necesitan grandes áreas para desplazarse. Es el primate más ágil del mundo después de los gibones. Usan una rápida locomoción suspensoria, braceadora y están caracterizados por tener cuerpos y extremidades alargadas adaptados a su distintivo patrón locomotor. Su fuerte cola actúa como quinto miembro, es utilizada para sujetarse de las ramas y lograr alcanzar recursos alimentarios, así como para poder dejar libres todas sus extremidades y manipularlos con mayor facilidad. Su adaptación al medio arbóreo es perfecta, sus enormes brazos y piernas les aseguran llegar siempre hasta la rama más alejada y su cola prensil se convierte en una verdadera quinta mano que les permite trasladarse entre las copas de los árboles con gran precisión y rapidez. Sin embargo, pueden caminar cuadrupedalmente sobre sustratos horizontales.

 

Gran dispersor de semillas

 

Son animales frugívoros y se alimentan de una amplia variedad de frutas que comprenden el 83% de su dieta y que encuentran en la parte superior de los árboles. También comen hojas jóvenes y flores, semillas tiernas, yemas florales, bulbos y raíces aéreas. Desempeñan un papel importante como dispersores de semillas al consumir los frutos por completo. Los individuos jóvenes no pueden tragar las semillas enteras, por lo que las dejan caer al suelo después de separar de ellas la mayor cantidad de pulpa posible. Muchos de los frutos consumidos poseen un pericarpo muy duro, que no puede ser consumido por otros animales, por lo cual deben usar sus fuertes mandíbulas y agudos caninos para romperlo y luego tragar la pulpa y las semillas enteras. También polinizan algunas plantas, y juegan así un importante papel en el dinamismo de los bosques.

 

Su sentido del olfato es muy importante porque lo utiliza para medir la madurez de los frutos. Cuando encuentra un recurso valioso lo monitorea hasta que está listo para consumir. Es entonces cuando utiliza la vocalización para llamar la atención de sus compañeros, a quienes invita a compartir el alimento.

 

Vocalizaciones

 

Un análisis reciente en estudios de cognición en primates mostró que los monos arañas son los primates más inteligentes del neotrópico. De hecho, poseen un rico y variado repertorio de vocalizaciones como ladridos cuando se ven amenazados por los seres humanos, sonidos parecidos al relincho de caballos, lamentos y los gritos prolongados cuando están amenazados por algún depredador; otro tipo de sonido cuando encuentran comida; entre otros. Estos sonidos pueden ser escuchados a medio kilómetro de distancia. Cuando un humano esta cerca, se suben en los bordes de las ramas de los árboles y las sacuden fuertemente para tratar de asustar a la amenaza mientras emiten un tipo de vocalización y se rascan el cuerpo. En ocasiones, parten las ramas y algunos también pueden orinar y defecar sobre la persona. Algunos grupos más temerosos a la presencia humana suelen retirarse tan rápidamente que no da tiempo de realizar alguna observación o seguimiento.

 

Convergencia socioecológica con los chimpancés

 

La organización social en Ateles es compleja y única entre los primates neotropicales. Los monos arañas han sido de especial interés para los primatólogos y ecólogos del  comportamiento por su aparente convergencia social con los chimpancés, los cuales tienen una organización social fisión-fusión similar. En esta forma de organización social los monos arañas viven en grupos desde 10 hasta 30 o más individuos, todas las mañanas los miembros de cada grupo se separan en pequeños subgrupos para buscar su propio alimento, algunos solitarios, otros en parejas, tríos o cuartetos, el tamaño y composición de cada subgrupo cambia frecuentemente durante el día. Al llegar la noche, nuevamente se juntan en el grupo central. Ambos géneros, mono araña y chimpancés, tienen las siguientes características comunes: 1) son especialistas de frutas maduras, 2) los sexos con frecuencia viajan separadamente y los machos cubren mayores áreas que las hembras, 3) los machos son afiliativos y cooperativos unos con otros,  4) la “comunidad” de chimpancés es equivalente a los “grupos” en Ateles, entre otras cosas. Para ambos, el tamaño de los subgrupos está relacionado con la disponibilidad de frutas maduras, sugiriendo que la organización fisión-fusión puede representar una adaptación para reducir los niveles de competencia alimentaria durante los tiempos de escasez.

 

Como caso raro entre primates, las hembras tienden a dispersarse en la pubertad para unirse a grupos diferentes, mientras los machos permanecen en su grupo original.

 

Las hembras escogen una pareja del grupo. Ambos huelen los genitales de la pareja antes de la cópula. La gestación dura de 226 a 232 días tras los cuales nace una cría que durante los primeros 4 meses de vida está al lado de la madre y luego vuelve con cierta frecuencia a su lado, adquiriendo independencia poco a poco. Una nueva cría se concibe cada 3 años. La madurez sexual llega a los 4 o 5 años y pueden vivir hasta 20 años.

 

El primate más amenazado 

 

La Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza en 2004 transfirió a Ateles hybridus de la categoría “En Peligro” a la categoría en “Peligro Critico”, lo cual significa que enfrenta un riesgo muy alto de extinción en el área de su distribución en el futuro cercano. Para el caso de Venezuela A. hybridus ha sido declarada “En Peligro” según el Libro Rojo de la Fauna Venezolana y en Colombia su situación es crítica ya que solo el 9% del área de distribución actual permanece en bosques continuos. Es por esto que esta especie fue designada como una de las 25 especies de primates más amenazadas del mundo según (IUCN/SSC).

 

La mayor amenaza para la conservación de este primate en Venezuela es la destrucción del hábitat. En la mitad norte del país, con el 90% de la población venezolana, los bosques cubren apenas el 20% de la superficie. Están además fraccionados, intervenidos y severamente degradados. La especialización de Ateles en la explotación de frutos y flores, un recurso efímero y distribuido irregularmente y en parches, significa que requiere áreas de alimentación amplias, por lo que pequeños fragmentos de bosque aislados no pueden suplir los requerimientos de hábitat de las poblaciones de este primate. La conservación para A. hybridus en Venezuela a largo plazo está basada en que algunas poblaciones habitan bosques protegidos.

 

En Venezuela, por otra parte, existe un gran desconocimiento sobre el mono araña del norte Ateles hybridus, tanto científico como a nivel de público general, al no ser considerada una especie “carismática”. Los primates en Venezuela constituyen un grupo de mamíferos poco conocidos de nuestra riqueza faunística, por falta de iniciativa, interés y apoyo por parte de los investigadores hacia los estudiantes interesados. La mayor amenaza para cualquier especie es, sin duda, la escasez de conocimiento científico básico, taxonomía, sistemática, distribución e historia natural. Esta es una de las especies que requiere particular atención y prioridades para investigación y estudios que permitan a largo plazo proponer medidas para su conservación.

 

Por: Diana Liz Duque


Aves insectívoras
Aves insectívoras
Aves frugívoras
Aves frugívoras
La Paloma Maraquita
La Paloma Maraquita

Fotografías e historias de nuestros lectores