Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
Blenio (Ophioblennius macclurei) / Fotografía: Gaby Carias
  • 1
  • 2
  • 3

Blénios: la discreción como forma de vida

Juan Posada

 

Los blénios son peces muy discretos que tienden a pasar desapercibidos a la vista de la mayoría de los submarinistas, gracias a su habilidad para cambiar los colores del cuerpo y mimetizarse con el entorno en el que habitan. Se trata de un complejo suborden en el que se han descrito más de 800 especies diferentes.

 

Los blénios son un suborden de peces (Blennioidei), dentro del orden Perciformes. Se distribuyen tanto en aguas tropicales como en los mares fríos. Por lo general son peces de pequeño tamaño, con el cuerpo delgado y alargado, sobre el que descansa una larga aleta dorsal que se extiende hasta alcanzar una aleta caudal redondeada. Sus aletas pélvicas son delgadas y las suelen utilizar para posarse erguidos sobre el fondo. La cabeza suele tener unos apéndices carnosos muy característicos, llamados cirros. A pesar de estos rasgos distintivos, a los que se puede sumar el poseer unos ojos prominentes y una boca grande, morfológicamente se les puede llegar a confundir con los góbidos (Suborden Gobioidei, Familia Gobiidae) y las liras (Suborden Callionymoidei,  Familia Callionymidae).

 

Para añadir más complejidad en la identificación de los peces pertenecientes a este suborden, el número total de especies descritas supera las 800, repartidos en seis familias: Blenniidae (Blénidos), Chaenopsidae (Blénidos tubícolas), Labrisomidae (Blénidos escamosos), Tripterygiidae (Blénidos trialados), Dactyloscopidae (Mirones) y Clinidae (Sargaceros), siendo esta última la única que no tiene representantes en el Atlántico centro-occidental. Los machos y las hembras de algunas especies pueden llegar a ser muy diferentes en apariencia.

 

A continuación se presenta una breve descripción de cada una de las cinco familias que se encuentran en las costas y región insular de Venezuela. Para resaltar algunos rasgos distintivos nos apoyaremos en las reveladoras imágenes, que en todos los casos menos uno, nos regala el ojo acucioso de Gaby Carias. Con la habilidad y paciencia que le caracterizan, logró vencer con su lente el discreto encanto de estos peces, que tienden a pasar desapercibidos a la vista de la mayoría de los submarinistas, gracias a su habilidad para cambiar los colores del cuerpo y mimetizarse con el entorno o por el hecho de vivir en oquedades o semi-enterrados en el fondo, siendo solo visibles cuando sacan la cabeza.

 

Comenzaremos con los Blénidos, una familia bien representada en todos los mares subtropicales y tropicales del mundo, con 57 géneros y aproximadamente 385 especies. En esta contribución tenemos representadas a tres de ellas: Ophioblennius macclurei (blénido bembirrojo), Parablennius marmoreus (blénido marmóreo) e Hypsoblennius invemar (blénido teselado). El cuerpo de estos peces carece de escamas, salvo unas tubulares a través de las cuales pasa la línea lateral, en la porción anterior del cuerpo. La cabeza generalmente es roma y presenta unos ojos elevados, usualmente con cirros sobre estos, en las narinas anteriores o en la nuca. La boca ocupa una posición baja. Presentan una sola aleta dorsal, de base larga. Algunos son herbívoros, aunque la mayoría se alimentan tanto de algas como de  pequeños invertebrados, incluyendo los que viven sobre otros peces, por lo que se les considera peces “limpiadores”. Los machos atraen a las hembras para que depositen sus huevos en pequeños hoyos que excavan o dentro de conchas vacías de moluscos, los cuales son protegidos por el macho o ambos miembros de la pareja.

 

Por su parte los Chaenopsidos es una de las pocas familias restringidas a los mares tropicales de Norteamérica y Sudamérica. Contiene 13 géneros y aproximadamente 82 especies, de las cuales aquí se muestran cuatro: Emblemariopsis ramirezi (Blénido tricolor), E. randalli (Blénido sin cuernos), Acanthemblemaria rivasi (Blénido punteado) y A. spinosa (Blénido espinoso). La mayoría de estos peces tiene el cuerpo comprimido y alargado. No presentan  escamas ni línea lateral. La porción anterior de la aleta dorsal puede ser mucho más alta en algunas especies. La cabeza es rugosa o espinosa, con cirros en las narinas, ojos y (a veces) en la nuca. Al igual que en los miembros de la familia anterior, presentan las membranas branquiales unidas por debajo de la garganta. Se alimentan de pequeños crustáceos y presentan un comportamiento reproductivo basado en el cuidado de las puestas de huevos en el interior de sus tubos abandonados de invertebrados donde viven.

 

La familia Labrisomidae está representada por más de 100 especies, repartidas en 14 géneros. Aquí contamos con la presencia de la guavina, Labrisomus nuchipinnis. Y tal como lo revela el nombre común de la familia, la mayoría de sus miembros tiene el cuerpo cubierto de escamas. Se encuentran distribuidos por el Atlántico y Pacífico, preferentemente en aguas tropicales. Generalmente presentan una sola aleta dorsal, usualmente con más espinas que radios (algunas sólo con espinas). Habitan en fondos poco profundos (menores a 15 m), conformados por un sustrato de rocas que alternan con parches de arena o praderas de hierbas marinas. Se alimentan de pequeños invertebrados del fondo.

 

Los Tripterígidos están conformados por 30 géneros, que agrupan a unas 150 especies. Se encuentran en aguas templadas y tropicales de casi todo el mundo y en este caso contamos con una especie del Atlántico occidental (Enneanectes altivelis o Blénido trialado) y otra del Pacífico oriental tropical (Lepidonectes clarkhubbsi o Blénido trialado espinoso). El nombre de la familia deriva del griego tripteros, que significa con tres alas (en este caso tres aletas dorsales separadas). La mayoría de las especies no supera los 6 cm de longitud. Las aletas pectorales son muy largas y se extienden en forma de abanico. Están fuertemente coloreados, por razones de camuflaje, lo que los hace muy populares en la acuariofilia. Son peces que viven posados sobre fondos duros, en aguas claras y con alta insolación, donde son muy territoriales. Se alimentan de pequeños invertebrados.

 

Y para finalizar los Dactiloscopides. Esta familia tiene 44 especies, agrupadas en nueve géneros. Aquí contamos con un solo representante, el mirón Dactyloscopus tridigitatus. Se distribuyen en aguas templadas a tropicales de Norteamérica a Sudamérica. Generalmente tienen flecos en los labios, así como también salientes en la parte superior del opérculo, en ambos casos semejando dedos, de donde deriva su nombre en griego: daktylos. Los ojos están situados dorsalmente y a veces son protrusibles, con o sin pedúnculo ocular. Tienen una larga aleta dorsal que recorre todo el cuerpo, con numerosas espinas en la porción anterior y radios blandos en la posterior. Suelen estar enterrados en la arena. La mayoría vive en aguas someras, pero algunas especies alcanzan hasta los 450 m. Algunos son principalmente herbívoros, mientras que otros son parcial o totalmente carnívoros.

 

Confiamos que este artículo se aprecie como una nueva invitación para que se animen a disfrutar por sus propios ojos del sorprendente mundo submarino y una vez allí, apreciar los maravillosos detalles que nos regalan muchos peces e invertebrados que hacen todo lo posible por pasar desapercibidos. Mientras llega ese momento o una vez ya en él, las fotos de Gaby Carias son una excelente alternativa o complemento.

 

Artículo: Juan Posada

jmposadal@gmail.com


El Cardumen
El Cardumen
Los peces pipa: elegancia con armadura
Los peces pipa: elegancia con armadura
Indonesia, expedición submarina
Indonesia, expedición submarina

Fotografías e historias de nuestros lectores


PADI
Alfer rioverde