Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
Arrecife en Parque Nacional Morrocoy. Venezuela / Fotografía: Rafael Ojeda

Buceando en el Parque Nacional Morrocoy

Rafael Ojeda

 

Desde mi infancia siempre tuve la dicha de visitar nuestro Parque Nacional Morrocoy, en vacaciones escolares, puentes o cualquier fin de semana en que mi familia se animara a ir, bien fuese en Chichiriviche o Tucacas, visitando cada uno de los Cayos que lo conforman y disfrutando de excelentes y magníficos días de playa, sus aguas cristalinas, arenas blancas, y palmeras eran una receta única de felicidad en mi niñez y siempre existía aquella curiosidad de saber que había bajo sus aguas. A veces, tomaba prestada una máscara de snorkel de algún primo o familiar y me lanzaba al agua para ver que animalito, coral o pez podía ver, siempre con la mirada vigilante y los gritos de mi madre para mantenerme cerca de la orilla.

 

Pasaron los años y no fue sino hasta que realice mi curso de Open Water o curso básico de buceo en el año 2007 que pude disfrutar de la inmensa riqueza marina que posee Morrocoy, especialmente los Cayos Norte, Medio y Sur, áreas de protección especial del Parque Nacional, pero accesible a las expediciones de buceo.

 

Estos tres cayos “alineados” entre sí, conforman una gran extensión de espectaculares arrecifes y fondos arenosos, mucho mayor de lo que puede verse desde la superficie, los cuales son perfectos para las diversas inmersiones de buceo con profundidades no mayores de 28 metros, buena visibilidad y temperatura en general en cualquier época del año.

 

En cada inmersión podemos deleitarnos con una rica y variada fauna marina conformada por pargos, roncos, creoles, chuchos, barracudas, cobias, rayas, loros, entre otras, así como la tortuga verde o la tortuga carey, ambas en peligro de extinción,  las cuales si corres con suerte, pueden acompañarte en parte de tu inmersión, de una manera suave y relajante.

 

Uno de los momentos que considero mágicos durante estas inmersiones, es disfrutar de los cardúmenes de Cují (Haemulon aurolineatum), pequeños peces no mayores de 25cm, que uno a uno empiezan su aparición, y sin darte cuenta su número aumenta de manera increíble, proyectando una sombra sobre la arena, pasando cientos de ellos entre los buzos y formando impresionantes hileras como paredes o formas circulares, desplazándose plácidamente y sin temor alguno. Miles de ojos, aletas y líneas desfilan ante ti en una danza que no termina, te olvidas del espacio y tiempo por unos minutos, maravillado con la cantidad increíble de peces que te rodean y tomando todas las fotografías que sean posibles.

 

Al terminar la inmersión queda esa sensación de satisfacción y felicidad por haber disfrutado de tan exclusivo espectáculo, la cual queda plasmada en la cara de los buzos, en sus sonrisas y comentarios de tan increíble momento de contacto con la naturaleza.

 

Todavía después de tantos años mi curiosidad de niño no ha sido satisfecha!  por lo cual visito Morrocoy cada vez que tengo la oportunidad de hacerlo y disfrutar de un buen buceo en uno de los lugares más bellos de nuestras costas venezolanas.

 

Historia y fotografía: Rafael Ojeda


HISTORIAS VERDES
HISTORIAS VERDES
Amazonia Socioambiental
Amazonia Socioambiental
Agenda Verde
Agenda Verde

Fujifilm

Fotografías e historias de nuestros lectores