Iniciar Sesión / Compra de Revistas
Correo:
Contraseña:
¿Olvidastes tu contraseña?
¿Aún no tienes una cuenta? Suscríbete
Oso Hormiguero Gigante (Myrmecophaga tridactyla) / Fotografía: Daniel De Granville
  • 1
  • 2
  • 3

El Enigmático Oso Hormiguero de Suramérica

Salvador Boher

 

Termitas y hormigas conforman la dieta básica del oso hormiguero, o palmero, un curioso mamífero terrestre, de hábitos generalmente solitarios, que se encuentra bajo amenaza a causa de actividades del hombre, como lo son la destrucción de sus hábitats, atropellamiento por los vehículos en las rutas, caza y captura indiscriminada. Resulta imperante poner en marcha acciones ambientales, con masiva participación comunitaria, para salvar el destino de la especie

 

Cuando los primeros colonizadores llegaron a la América tropical bautizaron a los Myrmecophaga como osos, dada su aparente semejanza con los verdaderos osos de Europa que ellos conocían: modalidad de locomoción plantígrada de sus miembros posteriores, presencia de robustas y poderosas garras en los dedos de las manos y pelambre de pelaje rustico y muy tupido.


En Venezuela se han reportado unas 391 especies de mamíferos. Entre ellos destaca un grupo muy llamativo de gran interés escénico y conservacionista: los miembros de la familia Myrmecophagidae Gray, 1825, que incluye a los osos hormigueros y meleros. Los osos hormigueros gigantes, como se les conoce internacionalmente u oso palmero como se le conoce en Venezuela, son mamíferos de origen sudamericano y sus registros fósiles se conocen del Mioceno temprano (Mckenna y Bell, 1997). Estos  mamíferos llegan a tener un tamaño mediano (longitud de cuerpo y cabeza superior a los 150 centímetros), con el rostro muy alargado y una alta sensibilidad olfativa. Carecen totalmente de dientes pero poseen una formación muy particular en su estómago simple, que está dividido claramente en dos áreas, una muscular y otra glandular; cumpliendo la primera el equivalente a la acción de los dientes. Cuentan con una lengua tubular retráctil muy desarrollada que se origina en el cartílago xifoides del esternón y en las primeras costillas (Pérez Jimeno, 2009),  puede llegar a medir más de 50 centímetros de longitud, y la introducen en las galerías de termiteros y colonias de hormigas para atrapar a los insectos y sus larvas, con su saliva pegajosa y adherente. Las glándulas salivales están altamente desarrolladas en estos mamíferos. Los osos hormigueros son mamíferos de hábitos terrestres y siempre se desplazan en constante busca de alimentos con la nariz orientada al suelo.


Estos mamíferos neotropicales tienen que comer rápidamente ya que las hormigas defienden su nido con eficientes mordidas y sustancias químicas (Redford, 1985). De esta manera, deben tomar una pequeña porción de insectos en cada uno de los nidos que visitan y recorrer amplias distancias para conseguir nuevos nidos (Emmons 1990). Pueden caminar de 1 a 25 km en un día y comer en 30 ó 40 colonias diferentes (Montgomery, 1985; Redford, 1985; Shaw et al., 1987 y Ascanio, 2008).  


En sus miembros anteriores poseen poderosas uñas robustas (garras) que les dificultan un desplazamiento cómodo, lo que les obliga a doblar las garras hacia adentro y apoyarse del lado externo de la mano, que cuenta con tres garras enormes centrales y dos pequeñas laterales; las patas, o miembros posteriores, presentan cinco garras pequeñas orientadas para la locomoción plantígrada  (Linares, 1998). Esta modalidad de locomoción pareciera ser una exitosa adaptación para resguardar sus largas y útiles uñas y así evitar que se desgasten al caminar. Sus garras grandes y poderosas en los miembros anteriores, que llegan a medir hasta nueve centímetros de largo, se activan por medio de un potente sistema muscular anclado en una estructura ósea muy especializada. Su escápula está muy desarrollada, posee dos espinas y una apófisis coracoide; su húmero es aplanado con puntos de inserción extremadamente desarrollados (Pérez Jimeno, 2009). Estas garras, que son uñas modificadas, están especializadas para excavar, fracturar y romper estructuras de termitas y hormigas que conforman su dieta básica. Asimismo, las garras son eficientes defensas ante cualquier amenaza que enfrenten estos mamíferos en sus actividades de vida. Esto lo hemos podido comprobar cuando tenemos encuentros cercanos diurnos en ambientes de sabanas llaneras y al avanzar nosotros invadiendo su distancia de huida, los osos palmeros no huyen y adquieren una conducta de emplazamiento frente al potencial agresor, parados sobre sus miembros posteriores utilizando la fuerte cola como otro miembro de estabilidad,  acompañado de acciones de movimientos de sus miembros anteriores extremadamente rápidos y repetidos en donde la cabeza la mantienen erguida y levantada  con una conducta particular de permanente olfateo.


Su pelaje es grueso con pelos muy largos y erizados. La coloración del dorso es gris a pardo con marcadas tonalidades blancas. Los miembros anteriores de color blanco crema con una  banda negra en la muñeca. Los miembros posteriores son marrón oscuro. Desde la garganta hasta el hombro se extienden unas bandas negras gruesas bordeadas de franjas blancas que terminan en puntas triangulares. El vientre es negruzco o pardo grisáceo, su cola es recta y no prensil cubierta con numerosos pelos muy largos además de gruesos y caídos, con una apariencia de hoja de palmera seca que da origen a su nombre común de “oso palmero”. Sus ojos y orejas son relativamente pequeños y su olfato es muy desarrollado. Los ejemplares adultos alcanzan un peso de 24 a 39 kg las hembras y de 30 a 41 kg los machos.


El oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla) es un mamífero de hábitos solitarios, excepto durante su estación reproductiva donde es posible observar una pareja de animales adultos (Eisenberg y Redford, 1999). Aunque los osos palmeros viven en amplios territorios que se sobreponen, en pocas excepciones pueden observárseles acompañados, cuando la madre anda con su hijo, durante el cortejo y durante los encuentros agonísticos, donde los machos parecen ser menos tolerantes que las hembras en cuanto a la presencia de otro macho dentro de su área de acción (Sosa-Burgos, 1996). Nuestras observaciones preliminares de esta especie en localidades Llaneras del Alto Apure, nos muestran que mantienen una actividad diurna, desde la madrugada hasta pasadas las diez de la mañana, luego pasan a un lapso de descanso y reposo de alrededor de tres horas en lugares protegidos donde se enroscan con la cabeza entre los miembros anteriores y cubriéndose y abrigándose con la frondosa cola alrededor de su cuerpo postrado en el suelo. En dos ocasiones los observamos en reposo, al pie de  un árbol donde estaban  muy bien camuflados. Al final de la tarde, alrededor de las 16 horas, reanudan sus actividades de constante busca de alimento que continúan durante la noche. Linares (1998), narra que los osos hormigueros son animales silenciosos, pero cuando son molestados o están inquietos producen un ronroneo bajo. Los juveniles producen un silbido agudo para llamar la atención de sus padres.


El periodo de gestación dura alrededor de 183 a 190 días y se reproducen durante la estación de sequía. Nace una única cría cubierta de pelos que pesa por el orden de 1,3 kg, con los ojos cerrados que abren a partir del sexto día; a las pocas horas de nacida se sube a la espalda de la madre acomodándose de tal manera que coincidan los dibujos de su pelaje con los de su progenitora, esto le permite pasar inadvertida a los predadores; a este fenómeno se le conoce como criptopedia, allí - sobre el dorso- permanece un largo periodo de tiempo, hasta que alcanza casi la mitad de la talla materna. Se cuenta con información de que la cría permanece con la madre durante 7 a 11 meses, hasta ser destetada, que es el tiempo que tardan en independizarse de su madre.

 

Distribución Geográfica


Miranda y Medri (2010) reportan su presencia en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam y Venezuela; notificando que posiblemente esta extinguida en Belice, Costa Rica y Guatemala y confirmando que esta especie se ha extinguido en el Uruguay.


En Venezuela está presente en las siguientes Bioregiones:


Myrmecophaga tridactyla artata (Osgood, 1912); Bioregión Lago de Maracaibo.   Distribución altitudinal de 10-50 msm. La validez de la presencia de  esta subespecie en la Bioregión del Lago de Maracaibo es considerada dudosa (Linares, 1998; Ojasti y Lacabana, 2008).


Myrmecophaga tridactyla tridactyla (Linnaeus, 1758); Bioregión Cordillera Central, Sistema Deltaico, Orinoquia, Amazonia y Los Llanos. Distribución altitudinal de 10-1.200 msm.


La especie en Venezuela puede encontrársele en varias comunidades vegetales del territorio como son las sabanas (de Trachypogon arboladas e inarboladas), matorral espinoso y semideciduo, bosque semideciduo, bosque deciduo, bosque seco macrotérmico, bosque siempre verde de tierras bajas, bosque ribereño, bosque medio de laderas y eventualmente en bosques secundarios y herbazales.


Amenazas por Bioregiones


Bioregión del Lago de Maracaibo: Sólo contamos con información anecdótica y evidencias indirectas (nos mostraron dos garras de oso palmero) que nos facilitó un lugareño campesino de nombre Isidro Chirinos, en agosto de 1980, quien nos comentó que a principio de los años 70, él y otros dos compañeros, habían cazado un ejemplar en unos matorrales al este de la población de Quisiro en el Municipio Miranda del Estado Zulia, informándonos que la carne del animal era muy dura y no tenia buen sabor, por lo que decidieron dársela a los perros que llevaban para cazar. La piel seca curada con cenizas y cal, luego de un tiempo se la vendieron a un camionero que les manifestó la vendería a unos conocidos en la Ciudad de Maracaibo. Esta es la única información que poseemos de la posible presencia de osos palmeros en esta Bioregión.


Bioregión de la Cordillera Central: Creciente y constante deterioro del hábitat,  generado por la significativa expansión demográfica con los incrementos de asentamientos rurales, centros poblados, nuevas urbanizaciones, afectaciones con propósitos agropecuarios, crecimiento de zonas industriales y múltiples acciones de ocupación de nuevos predios rurales. Todas estas acciones de pérdida y fraccionamiento de hábitat actúan directa y negativamente sobre los territorios de su distribución geográfica histórica.
Bioregión del Sistema Deltaico: Perturbaciones del hábitat.


Bioregión de la Orinoquia: Destrucción y fraccionamiento del hábitat, arrollamientos en carreteras y los conocidos eventos de cacería por algunos miembros de comunidades indígenas rurales, quienes elaboran artesanías con su piel y garras, que luego serán comercializadas en centros poblados y ciudades vecinas.
Bioregión de la Amazonia: Deterioro ambiental por las conocidas actividades ilegales de minería de oro y diamantes en la región, que lateralmente ocasionan que  los campamentos mineros siempre demanden productos cárnicos (proteínas de cualquier origen, tipo o calidad)  con alta demanda  y  precios altos. Ascanio (2008) expresa que algunos indígenas amazónicos usan a los osos hormigueros como mascotas para liberar sus casas de termitas y hormigas.


Bioregión de Los Llanos: Debemos admitir que el oso palmero es un mamífero silvestre distintivo de la fauna llanera y en todas las comunidades vegetales de esta región se contabilizan numerosas y considerables deforestaciones de los bosques que históricamente fueron utilizados como territorios de alimentación y reproducción de osos palmeros. La constante afectación y fragmentación de sus hábitats, ocasionada por la expansión de la frontera agrícola, que consume una cantidad indiscriminada de múltiples biocidas (insecticidas de distintos grados de toxicidad) y sumando a  las prácticas inadecuadas del uso del fuego(principalmente en la temporada seca) con supuestos propósitos de control de insectos plagas, inciden y afectan directamente a las poblaciones y colonias de diversas especies de hormigas que son componente muy significativo en la dieta de los osos palmeros. Además de ser vulnerables al fuego  por los incendios de vegetación que llegan a cercarlos y generarles lesiones muy graves, y  en ocasiones causarles la muerte, ya que son mamíferos lentos y con el agravante de tener un pelaje particularmente inflamable. Otro factor perjudicial que afecta a la fauna silvestre son los corredores viales y carreteras, donde se pueden cuantificar las especies y cantidades afectadas y lastimosamente el oso palmero se cuenta entre estas. También contamos con información confiable de la utilización de las garras anteriores de estos mamíferos para la elaboración artesanal de costosas espuelas para los gallos de pelea, que es un pasatiempo muy arraigado y popular en la región de los llanos.


Los osos palmeros se encuentran amenazados por otras causas como las fábulas, mitos  y costumbres provinciales y es Ascanio (2008), quien  menciona una historia que le ocurrió hace algunos años cuando se encontraba de paseo por los llanos venezolanos, donde fue testigo de cómo un joven que estaba cerca de él mataba con su escopeta a un oso hormiguero que salió por el camino; después de reflexionar un poco y poner en orden sus ideas, le preguntó porqué lo había matado, ya que ni siquiera se tomó la molestia de acercársele para recoger la piel o la carne. El joven se limitó a decirle sonriendo que fue “para practicar”, “para no perder la puntería”. Después, al ver su cara de asombro, añadió que “era un animal muy peligroso que mataba a los perros, pero que su carne era muy mala”.


Situación del Oso Palmero


En Venezuela el oso palmero está categorizado como especie protegida y vedada indefinidamente, mediante el Decreto presidencial Nº 1.485 (Presidencia de la República, 11-Sept.-1996). También es considerada especie Vulnerable en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana (Rodríguez y Rojas-Suárez, 2008) fundamentado por su condición de tener una capacidad reproductiva lenta, bajos niveles poblacionales en toda su área de distribución geográfica nacional y por las múltiples y diversas amenazas de origen antrópico que se han mencionado en las bioregiones donde habita.


Internacionalmente la especie está registrada en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora Silvestres   (CITES) y como Vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la naturaleza (UICN).


Recomendaciones para acciones inmediatas y futuras


Considerando sus valores distintivos de especie de gran interés etnozoológico, su carácter de mamífero muy especializado en su dieta, su condición de alto valor estético y el compromiso responsable de conciencia ciudadana en conocer, divulgar y proteger a esta emblemática especie de fauna silvestre, es que continuamos promoviendo la preservación de estos mamíferos. Para ello es necesario contar con los  adecuados programas y acciones de educación ambiental, con masiva participación comunitaria, diseñados y dirigidos a todas las comunidades educativas (donde se comprometan todos los niveles, vocerías, docentes y estudiantes principalmente en zonas rurales donde habita el oso palmero) para impulsar un cambio de conciencia positiva  hacia la especie.  Además  debemos reivindicar su acervo multicultural y facilitar información veraz que aclare que no se trata de un animal de gran peligro para las personas y los perros domésticos, siempre y cuando se respeten los criterios básicos del sentido común y los preceptos contenidos en toda nuestra normativa legal vigente.


Fomentar y apoyar investigaciones, y una en particular como el comprobar seriamente la  presencia actual del oso palmero  en la subregión nororiental de la Bioregion del Lago de Maracaibo.


Sosa-Burgos (1996) auspiciaba el desarrollo de estudios que tendieran a mejorar el conocimiento del oso palmero, único en su género y único en su especie taxonómicamente hablando, lo que al transcurrir 17 años sigue teniendo plena y legitima vigencia.


Emprender estudios para evaluar si las Áreas Naturales Protegidas decretadas dentro de su distribución geográfica actual, cumplen y responden con la misión y propósitos de conservar a la especie.


Termitas y hormigas conforman la dieta básica del oso hormiguero, o palmero, un curioso mamífero terrestre, de hábitos generalmente solitarios, que se encuentra bajo amenaza a causa de actividades del hombre, como lo son la destrucción de sus hábitats, atropellamiento por los vehículos en las rutas, caza y captura indiscriminada. Resulta imperante poner en marcha acciones ambientales, con masiva participación comunitaria, para salvar el destino de la especie

Artículo: Salvador Boher

 

 


Atrapamoscas Garrochero  Colirrufo
Atrapamoscas Garrochero Colirrufo
Revelanos tu Historia
Revelanos tu Historia
Héroes por la naturaleza
Héroes por la naturaleza

Fotografías e historias de nuestros lectores


PADI
Alfer rioverde